Pues sí, esta es la razón de que la semana pasada estuviese desaparecida. Como aún no me había tocado descansar me cogí la semana pasada de vacaciones, esta trabajo y la que viene otra vez vacaciones y a Bélgica.

¿Y que hice la semana pasada? pues como habreis deducido del título de mi post, me la pasé entera en los Picos de Europa….

No es la primera vez que voy y tampoco será la última, los picos son uno de mis lugares favoritos. Adoro el paisaje, la gente, su gastronomía…. todo. Lo único intento evitarlos en Julio y Agosto, porque está muy masificado.

Esta vez me llevé a mi amiga Lore y pasamos una semana de lo más completa.

Llegamos el lunes, nos acercamos en coche hasta el collado de Pandébano y alli hicimos las mochilas con ropa, útiles y saco y empezamos la ruta que nos llevó hasta la base del siempre impresionante Naranjo de Bulnes.


En el refugio que hay en la base del Naranjo dormimos esa noche. Llegamos sobre las 7 y media y a las 8 nos sirvieron una cena de esas que te ayudan a recuperarte de la ruta y a entrar en calor: de primero sopa, de segundo fabada y de tercero menestra de verduras. Una suave macedonia de frutas para terminar tan ligera comida. Eso sí…. yo no lo pude disfrutar porque cuando acababa de terminar las fabes me empecé a encontrar muy mal y acabé mandando cena, comida y sabe dios qué más por el desague… Entiendo que fue un corte de digestión de pasar del sofocón de la sudada al frío propio de la altitud.

Así que a las nueve de la noche al saco y para cama… a una habitación con otros 20. Esto podría parecer incómodo pero la verdad es que tiene un montón de encanto….. encanto y practicidad porque el calor humano que se genera viene estupendamente 😉

Al día siguiente en pie a las 8, desayunamos y vamos a dar un paseo por los alrededores del naranjo. Yo sigo hecha polvo de la subida del día anterior así que el paseo es más bien cortito.

Al poco decidimos ponernos en ruta y nos vamos por donde vinimos…. hasta terminar otra vez en Pandébano y de ahí a Ponteponcebos, que es donde empieza la famosa ruta del Cares y donde yo saqué la foto que veis a continuación, con el río Cares como protagonista.



Cogemos el coche y bajamos hasta Cangas de Onís, que será nuestro campamento base el resto de la semana.

Cangas es un pueblo que me encanta…. tiene de todo relativamente cerca (pueblos, montaña, playa) y además un montón de actividades para hacer (paseos a caballo, descenso en canoa, quads, espeleología, …..).

Así que después de una duchita revitalizante salimos a cenar algo ligero (yo aún sigo tocada del estómago) y para cama que no aguantamos la vertical.

Al día siguiente levantarse con calma y subir a los lagos de Covadonga, vemos los lagos, de los que os dejo una foto y damos un paseo por toda la zona… que bien lo merece.
La idea era aprovechar para conocer el monasterio y la virgen de covadonga, pero como hemos reservado espeleología a las 4 no nos da tiempo.
Volvemos a Cangas, comemos algo rápido y nos vamos a Arriondas para que nos recoja el monitor de espeleología que nos lleva a la cueva donde nos pasaremos una horita reptando, descendiendo por cavidades, gateando…… la verdad es que estuvo realmente genial.


Como acabamos relativamente temprano volvemos al hostal, nos duchamos y vamos a cenar a un restaurante que no perdono cada vez que estoy por la zona: La Covaciella, en Carreña de Cabrales.
Está a unos 10 minutos de Arenas de Cabrales y a 25 min. de Cangas de Onís. Si alguna vez os acercais a esa zona no dejeis de ir, además de un menú exquisito el personal es increiblemente agradable. Lo recomiendo sin ningún tipo de miramientos.

Otra vez al hostal y al día siguiente nos vamos a la zona de Panes, Potes y Fuente Dé. Era la primera vez, de todas las que he estado en Picos que me acercaba a la parte cántabra…. y os puedo decir que me di cabezazos contra las piedras…. pero como nadie me había dicho nunca lo bonita que era esa zona???

A continuación teneis una foto de la zona alta de fuente dé, a unos 1800 metros de altura, donde te deja el teleférico.

Bajamos a comer a Potes, pueblo que os recomiendo encarecidamente, y nos metimos entre pecho y espalda un cocido lebaniego: sopa, garbanzos, chorizo, morcilla, costilla, panceta y tocino (no sé si me olvido algo).


De vuelta al hostal, ducha y a cenar a una sidrería una tapita de cecina con queso gamoneu rallado y unas croquetas de jamón caseras.

El viernes nos acercamos hasta ribadesella, damos un paseo, y como nos empieza a llover con fuerza nos acercamos a conocer las cuevas de Tito Bustillo, pero nos llevamos un chasco porque resulta que hay que reservar con antelación.

Con la decepción nos volvemos a Cangas y comemos un sandwich rápido porque nos encontraremos con mi hermana y mi cuñado en Arriondas que llegan ese día y hacemos descenso de cañones.

Una pena no tener fotos del descenso… me lo pasé realmente bien. Estaba lloviendo pero no importó porque más no nos podiamos mojar.

Luego otra vez de vuelta en Cangas ducha y a cenar a un restaurante en el que habíamos reservado y que tampoco suelo perdonar cuando voy: El molín de la pedrera. De platos fuertes nos pedimos bacalao confitado con manitas, entrecot de carne roxa, escalopines al cabrales y solomillo de cerdo al oporto. La cena estaba realmente buena.

Y al día siguiente: La ruta del cares. Lore y yo dejamos nuestro coche en Poncebos y nos vamos en el de mi hermana y mi cuñado los 4 hasta Caín. Comemos cerquita de Caín, otra vez cocido (estupenda manera de empezar la ruta del Cares), nos colgamos las mochilas y a caminar!!


Os dejo estas dos fotos que os aseguro no reflejan la belleza de esta ruta. Además no es una ruta muy complicada. Son aproximadamente 11 km. sin demasiado desnivel en los que sueles tardar unas 3 horas de media. Y os digo de verdad que merece la pena.



Por supuesto nos hemos vuelto con el maletero a reventar de cositas para comer: sobaos pasiegos, queso gamoneu, queso 3 leches, afuega il pitu, fabes, morcilla, …..

En fin un viaje de lo más completito que me ha servido para desconectar y en el que me he reido un montón, he conocido a gente muy maja y he visto unos paisajes espectaculares. De verdad que si nunca habeis ido os lo recomiendo.

Y por supuesto no termino sin una foto mía haciendo el payaso….. cosa bastante habitual por cierto.

Besitos a todos y sed buenos.

Tito al moro!!

Pin It on Pinterest

Share This