Pulpo a la gallega - La Cocina de Mezquita
329
post-template-default,single,single-post,postid-329,single-format-standard,et_monarch,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,unknown,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Pulpo a la gallega


Yo sigo con los platos típicos de mi tierra…. con eso de que es año Xacobeo a ver si consigo animaros a que visiteis Galicia.

Yo con el pulpo siempre tuve una curiosidad. Mi madre me dice que es mejor congelarlo, y tomarlo descongelado, que fresco… y eso siempre me llamó la atención: ¿como es eso posible?

La respuesta la obtuve buscando por internet, os la pongo para que la leais y esteis también vosotros informados:

“Se debe ablandar el pulpo antes de cocinarlo. Esto se consigue congelando el pulpo durante dos días para matar el nervio, ya que al transformarse el agua del propio alimento en hielo, éste ocupa un mayor volumen y hace que se rompan los tejidos y por tanto la carne queda más tierna. Si se ha decidido congelar el pulpo, un día antes de cocinarlo, se descongela en el frigorífico sobre una fuente para que escurran los jugos.
Poner al fuego una cazuela con agua y una cebolla y cuando rompa a hervir se añade el pulpo. A continuación se sujeta por la cabeza y durante tres veces seguidas, se mete y se saca de la cazuela, antes de soltarlo definitivamente; a esta técnica se le conoce como “asustar el pulpo”.
El tiempo de cocción depende del tamaño de la pieza; así por ejemplo, un pulpo de 2 kilos se cocinará durante cincuenta minutos.
Una vez cocido retiramos del fuego, tapamos la cazuela y se deja reposar unos 15 minutos para evitar que se caiga la piel.
En la misma agua de cocer el pulpo, cocemos las patatas, peladas y cortadas en rodajas gruesas. Cuando estén tiernas sacar de la cazuela, escurrir y reservar.
A la hora de servir, con una tijera se corta el pulpo en trozos no muy gruesos con ayuda de una tijera, colocando las patatas y los trozos de pulpo en platos individuales de madera.
Por último, en el momento de servir se aliña sobre el pulpo un chorro de aceite de oliva y espolvorear con el pimentón dulce, el pimentón picante y abundante sal gruesa.

El pulpo es un marisco, pero en comparación con el resto de ellos, tiene un escaso valor energético además de un contenido de colesterol y proteínas relativamente bajo. Entre los minerales destaca el aporte de calcio y las vitaminas A y B3. La guarnición de patata complementa el valor nutricional del plato, al incluirle una fuente de hidratos de carbono. Debido a los condimentos picantes del pulpo y a que no es un alimento de fácil digestión, no está recomendado en casos de digestiones pesadas o problemas digestivos. “

Y resuelto el misterio, previo agradecimiento a la página de Eroski por la información, vayamos a la receta:

Ingredientes (aperitivo para 6 personas):

– 2 pulpitos pequeños congelados y descongelados el día anterior.
– 1 cebolla hermosa.
– 3 patatas grandes.
– sal gruesa.
– aceite de oliva virgen extra.
– pimentón dulce.
– pimentón picante.

Lo primero es poner una olla con agua abundante y una cebolla a cocer. Salamos.


Preparamos los pulpitos que habremos sacado del congelador el día anterior.


“Asustamos el pulpo” cuando empiece a hervir el agua. Esto consiste en, en cuanto el agua con la cebolla empiece a hervir cogeremos el primer pulpito y lo sumergimos en el agua, lo dejamos dentro y sumergimos el segundo pulpito. Esperamos un minuto y sacamos en el mismo orden que los metimos.


Repetimos esta operación 2 veces más esperando, cada vez, a que el agua vuelva a hervir.


Cuando los hayamos retirado la tercera vez de la olla esperamos que vuelva a hervir el agua y añadimos los pulpitos.

Pelamos las patatas y las cortamos a la mitad.


10 minutos después de que el pulpo haya empezado a hervir añadimos las patatas.


Más o menos los pulpitos los tuvimos entre 30 y 40 minutos. Pero lo mejor es que probeis a sacarlo y pincharlo para aseguraros de que está tierno. No lo dejeis demasiado en la olla… cogería una textura “chicle” que, a mi particularmente no me gusta nada.


Una vez que lo retiramos de la olla procedemos a cortarlo. Las tijeras son lo más práctico para el pulpo (otra vez una opinión personal)


Una vez cortadito lo pasamos a varios platos (los que necesitemos según el tamaño del pulpo, nosotros dos platos normales). Ponemos en el plato pulpo con patatas en el centro.


Aliñamos el pulpo y las patatas con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.


Y espolvoreamos con el pimentón. Manejais el picante a vuestro gusto. Nosotros como en casa tenemos facción pro-picante y contra-picante, pusimos un plato de cada.


Hoy, como muchos días, me marcho dejándoos con un vídeo que espero que os anime a acercaros. Yo estaré por aquí…. 😉

28 Comentarios
  • *Eva*
    Publicado en 13:08h, 25 Enero Responder

    me pierde el pulpo a la gallega, con el hambre que tengo de buena gana me comía yo un platito.
    bs!

  • Isa
    Publicado en 14:17h, 25 Enero Responder

    me encanta el pulpo a la gallega y tambien galicia suelo ir en verano
    me comeria un pinchin de tu pulpo
    un saludo

  • Amanda
    Publicado en 14:45h, 25 Enero Responder

    El pulpo a la gallega es algo que me chifla!!
    Tiene una pinta estupenda.
    Besicos.

  • María
    Publicado en 14:48h, 25 Enero Responder

    Me encanta de una amera espectacular, tu receta muy clara y la introducción muy buena, algunas cosas las conocía pero otras no, como por ejemplo el reposo para que no pierda la piel

  • Begoña
    Publicado en 15:33h, 25 Enero Responder

    Estoy segura de que está buenísimo, pero me puedes creer que no puedo soportar el pulpo? Es superior a mi.
    Tendré que ponerle remedio….
    Y como sigas así, acabo yendo a Galicia…
    Un saludo, Begoña

  • Mar
    Publicado en 16:48h, 25 Enero Responder

    Creo que iré a Galicia en Noviembre para una boda si no ocurre nada que lo impida…me encanta tu tierra y esa receta que has puesto a mi marido sobre todo le encanta
    Un besote

  • Lolah
    Publicado en 17:17h, 25 Enero Responder

    Qué requetebueno está el pulpo! Es que me gusta de todas maneras, y esta es una de las que más.
    Un besico.

  • Caldebarcos
    Publicado en 18:57h, 25 Enero Responder

    Non son moito de polbo, pero uns raxiños deste ben os comía.
    Biquiños

  • Margarida
    Publicado en 20:48h, 25 Enero Responder

    A mi no tienes que animarme, iré en Mayo, no se exactamente los días, pero iré.

    Voy a Petín, como no, y a Santiago, pero si llego a Gondomar te avisaré y así podremos conocernos en persona.

    Guardame pulpo, pero uno entero 😉

    Besitos

  • Carlos Dube
    Publicado en 20:59h, 25 Enero Responder

    Galicia me atrevería a decir que es una de las mas bonitas comunidades de España, lo dije hace 12 años que la visité por primera vez, y lo he vuelto a decir hace 2 que la completé de ver.

    Y este plato se lleva la palma. Impresionante. Jamás lo aborreceré.

    Por platos como éste acompañados de un buen albariño, echaría de menos España si me fuera lejos.

    Te selieron perfectos… si es que se ve!!!.

    Xacobeo 2010 promete.

    Un saludo.

  • Leila Benammou
    Publicado en 22:12h, 25 Enero Responder

    Me encanta el pulpo pero debe ser que no lo asusto bien que nunca me queda tierno, asi que lo compro de lata, pero la verdad que ni comparación con el natural. Te ha quedado muy rico. Besicos

  • kanela y Limón
    Publicado en 22:39h, 25 Enero Responder

    Vaya, casi hemos coincidido… esta receta será mi próxima entrada. Por supuesto el pulpo asi, me encanta.
    Un besiño.

  • Merchi
    Publicado en 00:06h, 26 Enero Responder

    Como buena gallega, adoro al pulpo en todas sus preparaciones. No me canso nunca de comerlo, es superior a mi, y tú ya me has metido ganas de él de nuevo que lo sepas jajajajaja.

    biquiños preciosa 🙂

  • Espe
    Publicado en 09:59h, 26 Enero Responder

    tiene una pinta estupenda y gracias por la explicacion,yo ya he aprendido algo hoy

  • María José
    Publicado en 17:48h, 26 Enero Responder

    No me tientes, no me tientes….
    Me encanta el pulpo, en todas sus versiones pero reconozco que así con el aceite y el pimentón está de muerte.
    Muy interesante lo de la congelación.
    Y dices que vas a estar ahí…
    Un besuco,
    María José

  • Mila
    Publicado en 21:30h, 26 Enero Responder

    Me encanta el pulpo, me da igual de que forma esté hecho, pero desde luego así mucho más, delicioso

  • Pilar - Lechuza
    Publicado en 10:49h, 31 Enero Responder

    De gallega a gallega, qué te voy a decir del pulpo…..que me lo comería hasta crudo si no fuese tan duro,je,je.
    el spot me pone los pelos de punta, es hermoso.
    un biquiño

  • mese
    Publicado en 23:32h, 01 Febrero Responder

    Las recetas típicas de cada zona son estupendas.
    Besos

  • anta
    Publicado en 12:11h, 04 Febrero Responder

    Con lo sencillo que parece y qué difícil pillarle el punto. Hay pulpos gordos, finos,…y a la gente le gusta de formas distintas, blando, al dente…
    Yo lo hago en casa, pero siempre tengo la duda de cómo quedará cuando lo saque. Es una asignatura que tengo pendiente, porque con eso de que soy gallega todo el mundo piensa que tengo que saber hacer pulpo a feira. Y no se meda bien. El tuyo debe estar buenísimo, por la pinta.
    Besos.
    Esperanza.

  • pityenlacocina
    Publicado en 17:49h, 07 Febrero Responder

    pulpo a la gallego, de lo mejorcito de nuestra gastronomia, ademas de bajisimo en calorias y delicioso, una maravilla para el paladar, el tuyo tiene una pinta estupenda, (yo tambien lo congelo siempre) besitos

  • TROTAMUNDOS
    Publicado en 23:40h, 16 Febrero Responder

    Me pierde este platooo, que bueno, aun recuerdo mi viaje a Galicia… como disfruté

    Besotes

  • anta
    Publicado en 18:14h, 11 Marzo Responder

    Te echamos de menos.
    Esperanza.

  • Anónimo
    Publicado en 18:31h, 20 Marzo Responder

    Aclaración al soberano: Evita que el pulpo pierda la piel el hecho de sumergirlo 3, 4, 5 veces…antes de dejarlo definitivamente cocer.
    A la niña que dice que le sale siempre duro…simplemente déjalo unos 10 minutos más y prueba con un palillo hasta que lo sientas a tu gusto.
    Las patatas: no las pelen, hervir con la piel y pelarlas a posteriori.
    Importante hierve el pulpo con algo de cobre. Si son monedas antiguas frótalas antes de meterlas a la cazuela con limpiador. Yo meto un cazo antiguo de cobre con el que se elaboraba chocolate.
    Cualquier duda me preguntan: trucheroluis@yahoo.es

  • *Eva*
    Publicado en 08:53h, 22 Marzo Responder

    Hola Laura! Cómo hace mucho que no se de ti he pasado a saludarte a tu blog, espero que todo te vaya bien. Se te hecha de menos.
    bs!

  • Begoña
    Publicado en 18:58h, 24 Marzo Responder

    Laura, va todo bien? Se te echa de menos.
    Un abrazo, Begoña

  • anta
    Publicado en 10:11h, 25 Marzo Responder

    Hola Laura: sólo comentarte que he puesto un enlace en mi blog a tu estupenda mermelada de fresa.
    Espero saber de ti muy pronto. Un beso. Esperanza.

  • Karolina
    Publicado en 06:55h, 06 Mayo Responder

    hola laura que cosa tan rica, viva el pulpo de Gaclicia, no se porque pero no habias mos vuelto a conincidir"!!.. pues nada por aqui ando!!! fuchiquitos

  • Anónimo
    Publicado en 22:02h, 28 Mayo Responder

    Como opción a congelarlo, está la opción de "mazarlo", que consiste como bien dice el nombre en darle sucesivos golpes contra una superficie dura, preferiblement piedra.
    Claro que los que vivimos en pisos no podemos permitirnos esto… El mejor pulpo que comí en mi vida (y también soy gallego, de las Rías Bajas para más señas) fue un pulpo pescado en el día, y posteriormente mazado a base de bien durante media horita -cierto es que llevaba el pulpo capturado SIN SER DE NASA como mucho dos horas… Tal esa así, que el mazador oficial (que nos descubrió el invento a todos, pues lo de congelarlo para mí es de toda la vida, de mis 30 años de vida) acabó sudando como un loco, y en uno de los golpes se le saltó la cabeza (lo tenía asido por el hueco que queda tras vaciarle la cabesa… vamos, que le quedó la cabeza en la mano y el resto salió volando hasta una pared).
    Evidentemente, después de tanto meneo hay que lavar el pulpo con abundante agua, para queitarle todas las impurezas que se le van pegando.
    Después, la receta es la misma que la de Mezquita, pulpo a la gallega al milímetro, cosa de puristas.
    Hay gente que le mezcla un poco de ajo -un diente mediano o dos dientes pequeños- cortado en dados de unos dos milímetros y en juliana (a mí personalmente me gusta, pero me aburre pronto, con lo que queda de pinchito de sobremesa mientras saboreamos un albariño y esperamos los platos principales).
    Efectivamente, el valor nutritivo del pulpo es muy escaso, pero sus digestiones pesadas dan una imponente sensación de saciedad, con lo que para la gente que esté a dieta y lleve mal lo de comer poco, puede ser una buena opción.
    Por cierto, según mi madre, el pulpo se escalda un par de veces antes de echarlo a cocer para que no se le salte la piel, con lo que no haría falta el reposo posterior… yo nunca lo hago y descontando esos pulpos negros franceses o marroqíes que se encorrean y no hay Dios que los cueza, nunca se me saltó la piel siguiendo los consejos de mi madre…
    Un saludo

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This